Catedral de Vida > Devocional > Miércoles 13 Febrero – Tierra firme
Devocional

Miércoles 13 Febrero – Tierra firme

Miércoles 13 Febrero – Tierra firme

En los dos últimos días hemos extraído dos principios del libro de Jonás:
  1. Lo que hace que una persona pase de huir a obedecer la voz de Dios es estar en intimidad con Él.
  2. Las pruebas son un llamado a despertar e intimar. En esta ocasión te invito a descubrir qué le esperaba a Jonás luego de tres días y tres noches disfrutando a plenitud de la compañía del Padre: “…Entonces el Señor dio una orden y el pez vomitó a Jonás en tierra firme” Jonás 2:10 (NVI).
¡Qué maravilla entrar a un lugar estando a punto de morir en un mar azotante y salir de ahí tocando tierra firme! Resulta que al salir del lugar secreto (el pez), Dios no nos lleva de vuelta al azote; sino a un lugar donde puedes ver las pruebas desde lejos con otra perspectiva.
Pasar tiempo en el lugar secreto nos hace ser menos nosotros y más Él; nuestra identidad es completamente expuesta ante Su perfección y Su sola “presencia trae libertad”; allí “nos hace más y más parecidos a Él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen”. II Corintios 3: 17-18 (NTV). Te preguntarás ¿cómo es Su gloriosa imagen?, te diría… ¡piensa en Jesús! Él también fue probado. Pero ¿Con qué perspectiva veía sus pruebas? ¿las veía desde tierra firme o era azotado por ellas? Verte en Su espejo te permite examinar tu grado de transformación.
Para cumplir su propósito en esta tierra, Jesús además de poseer una identidad divina, tenía una relación estrecha con el Padre. Él dijo a sus discípulos: “Yo sólo hago lo que el Padre quiere que haga. Él hace sus propias obras por medio de mí” Juan 14:11 (TLA). Para hacer lo que el Padre desea, debemos “escuchar” lo que desea y para tener claridad de su voz, debemos parecernos a la imagen de Jesús; así, el Padre tendrá total libertad de hacer sus obras a través nuestro.
Te invito a que en este momento, entres a lugar secreto y permitas que el Padre te lleve a tierra firme, ábrele tu corazón y deja que te transforme. No importa cuan grande sea tu prueba, ¡Él todo lo puede!
Autora: Keila Alabarca