Catedral de Vida > Devocional > Viernes 22 Febrero – Escuchando lo verdadero
Devocional

Viernes 22 Febrero – Escuchando lo verdadero

Viernes 22 Febrero – Escuchando lo verdadero

Hace unos años le pregunté a un amigo pianista como podía obtener una grabación de La Polonesa de Federico Chopin. Mi amigo pregunto “¿cuál de ellas?” porque Chopin escribió trece piezas conocidas como polonesa. No hace falta decir que hasta allí llegó mi búsqueda porqué no pude distinguir una polonesa  de la otra.
En este caso mi ignorancia musical no tuvo mayor consecuencia. Sin embargo, cuando se trata del mensaje del Evangelio debemos estar seguros de que lo que oímos y creemos es verdadero, correcto y confiable y de estricta conformidad con las Escrituras.
El diablo es engañador y falsificador de todo lo que hace Dios. El apóstol Pablo advierte al joven pastor Timoteo acerca de las falsas doctrinas, aquellas que suenan como verdad pero son engaño y confusión:
“llegará el tiempo en que la gente no ESCUCHARÁ más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propio deseo y buscarán maestros que les digan lo que sus OÍDOS se mueren por OÍR. Rechazarán la verdad e irán tras mitos.” 2 Timoteo 4:3-4 (NVI)
Pedro advirtió acerca de los falsos maestros y herejías destructivas. (2 Pedro 2:1) Hoy día se presenta el Evangelio como un producto de mercado, con ofertas irresistibles (solución a todos los problemas, prosperidad económica, felicidad), pero que viene sin arrepentimiento, sin infierno, sin santidad, sin Espíritu Santo. El verdadero evangelio es Cristocéntrico. La sociedad hedonista de hoy tiene “comezón de oír” y se volvió a las fábulas (evangelio liviano, adulterado, cargado de humanismo, secularismo, misticismo, nueva era y hasta judaizante).
El oído es el órgano que nos conecta con el mundo exterior a través del mismo entra a diario un caudal de información que de una u otra forma pueden afectar nuestra conducta. Por eso es necesario llenar nuestras vidas de la Palabra de verdad para poder discernir lo bueno y lo malo, lo falso y lo verdadero, creer en fe, en gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
Es el último tiempo y debemos afinar el oído espiritual para escuchar la voz de Dios, en oración y devoción, lectura y meditación de la Biblia, en la predicación de la sana doctrina y así poder perseverar hasta el fin. “ Así que debemos prestar mucha atención a las verdades que hemos OÍDO, no sea que nos desviemos de ellas.” (Hebreos 2:1 NVI)
Autor: Angela Olascoagas de Pérez.