Catedral de Vida > Devocional > Miércoles 5 de Junio – Un lugar seguro
Devocional

Miércoles 5 de Junio – Un lugar seguro

Miércoles 5 de Junio – Un lugar seguro

La familia es ese lugar seguro en el que todos debemos querer estar y regresar.
“Que maravilloso y agradable es cuando los hermanos conviven en armonía!” Salmos 133:1
La familia fue la primera institución creada por Dios (Gen. 2: 18; 22-24) y a pesar de que es constantemente atacada por el demonio,  se ha mantenido siglo tras siglo, pues Dios tiene un propósito firme a través de la misma.
Es en el seno familiar donde nacemos y vamos creciendo con el apoyo de los demás integrantes de la familia (padres, hermanos, abuelos, tíos, primos) y sin el apoyo de éstos, cuando somos bebes, no podríamos subsistir, pues necesitamos de esas primeras caricias y enseñanzas que vienen de nuestros padres y familiares cercanos para nutrirnos como humanos e ir creciendo con bases fuertes.
La familia brinda apoyo emocional, espiritual y material, otorgando un lugar seguro para todos en esos primeros años de vida.  Es en la familia donde damos los primeros pasos y donde se cimientan las bases solidas de nuestro crecimiento.  Es por ello que esta institución siempre es atacada, pues al destruir a la familia nuestro enemigo  se asegura que esos hombres y mujeres carezcan del amor, apoyo y sustento de Dios que ésta provee.  Por eso estamos llamados a fortalecer a la familia y los lazos familiares que la unen, no podemos permitir que la misma desaparezca.
Para fortalecer a la familia debemos cultivar en ella la confianza, el cariño, la unidad, la seguridad y el amor a Dios, para que todos sus miembros sientan que conviven en completa armonía dentro de ella y quieran permanecer atados o unidos a esa familia.  De esta manera cuando deban dejar su familia y formar la propia, reproduzcan de forma saludable el modelo familiar que tuvieron e igualmente sientan el deseo de regresar a su familia.   Así vamos cultivando ese propósito de Dios, multiplicándonos no solamente como especie sino también como cristianos, como hijos de Dios.
Estamos llamados a crear ese lugar seguro llamado Familia!!!
Invitemos a Dios a formar parte de nuestra familia, a que more en ella, que sea el centro para que toda aspereza, malos tratos, desobediencia, discordia, falta de armonía, pelea, desaparezca y en su lugar reine el amor tal como dice I Cor. 13:13.  Que no pase ni un solo día sin que oremos por nuestra familia, sin pelear esa batalla en la cual de rodillas entregamos nuestra familia a Dios y expulsamos toda maldad de la misma.
Autora: Aleika De León de González