Catedral de Vida > Devocional > Miércoles 12 de Junio – Adoptemos la actitud de Cristo
Devocional

Miércoles 12 de Junio – Adoptemos la actitud de Cristo

Miércoles 12 de Junio – Adoptemos la actitud de Cristo

No existe la familia perfecta, pero fue perfectamente diseñada en el plan de Dios para cada uno.
No hagan nada por egoísmo o vanidad. Más bien, hagan todo con humildad, considerando a los demás como mejores que ustedes mismos. Cada uno debe buscar no sólo su propio bien, sino también el bien de los demás. La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús. Filipenses 2:3-5 Nueva Biblia Viva (NBV)
Desde que tengo memoria, mi familia es mi lugar seguro.
Es el lugar donde crecemos, reímos, lloramos y aprendemos a amarnos los unos a los otros, poniendo delante las necesidades del otro ante las nuestras. Así como Jesús entregó su vida por nosotros, sin importarle el costo, dio un buen ejemplo a seguir, de ver a los demás como más importantes que a uno mismo.
Este ejemplo de Jesús, lo veo en mi familia a través de mis padres quienes aún en momentos difíciles han puesto primero el bienestar de mi hermana y el mío. Siendo de motivación para adoptar la actitud de Cristo en cada aspecto de nuestras vidas.
¿Cómo puedo adoptar la actitud de Cristo en mi familia?   Entendiendo que no se trata de mí todo el tiempo, que mis padres tiene una función en el hogar, pero que también yo, como hijo tengo una función: escuchar, obedecer, apoyar en el hogar, respetar las decisiones tomadas y ser motivo de orgullo y bendición para mis padres, que proveen lo que necesito considerando más nuestra necesidad que la de ellos.
La familia es un lugar de constante crecimiento entre todos los miembros, cada uno con su función dentro del hogar, así como el cuerpo de Cristo, que tiene muchos miembros, no obstante ser muchos, constituyen a un solo cuerpo, complementándose entre sí y cuidándose unos a otros. (1 Co.12:12-27)
Que nuestra actitud sea como la de Cristo Jesús y con su dirección aprendamos a cuidar, amar, honrar y respetar a cada miembro de nuestra familia, entendiendo que tal vez tendremos diferencias creativas, luchas, dificultades, pero también habrá victorias y momentos de felicidad, y de sentirse orgulloso por lo que alguno miembro alcance.
Autor: Kristhine Fennell