Catedral de Vida > Devocional > Bajo su autoridad
Devocional

Bajo su autoridad

Bajo su autoridad

Si somos obedientes y no dejamos de lado los consejos, los juicios y mandatos de Dios llevaremos una vida plena dentro del hogar.
“Así que Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza, creó al varón y a la mujer. Y los bendijo diciendo: «Tengan muchos hijos para así poblar el mundo y ejercer control sobre él: dominando a los peces del mar, a las aves del cielo y a toda criatura que se arrastra por el suelo».”
‭‭Génesis‬ ‭1:27-28‬ ‭PDT‬‬
Cuando Dios, nuestro creador, hizo al hombre y a la mujer conforme a su imagen y semejanza, los creo como participantes de su plan eterno. Dentro de ese plan estaba el de formar un matrimonio, un hogar y  una familia.  Desde el principio Dios concibió ese modelo de hogar, un lugar físico donde se reunieran los padres con sus hijos, para vivir juntos y convivir entre ellos en un ambiente bueno, de armonía, de comunicación, de comprensión, de paz y amor, pero sobre todas las  cosas, que pudieran reconocer a Dios como el centro de sus vidas, siendo el participante principal en el diseño de familia.
Repasando en mi mente las familias formadas en la biblia, recordé la familia de Adán, la de Abraham, la de Isaac, hasta la familia de Jesús. ¿Cuál de ellas fue la familia ideal?  Yo creo que ninguna fue una familia ideal, todas presentaban uno que otro problema, por ejemplo: envidia entre hermanos, un padre que convivio con otra mujer que no era su esposa, tal vez un padre de carácter débil, padres que tenían hijos preferidos, o familias que no estaban muy unidas. Pero para cada una de esas familias, tenía una participación en el plan eterno de Dios. (Fil.1:6)
La palabra de Dios esta llena de pasajes bíblicos donde Dios nos habla y nos exhorta, tanto a padre (Deut 6:6-7), madre ( Sal. 128:1-4;) e hijos (Prov. 4:1-2). Cada una de estas exhortaciones busca alinearnos a ese plan perfecto que diseño para cada familia.
Al final de toda nuestra vida la actitud de obedecer a Dios es lo que dará frutos en nuestro hogar y nos permitirá disfrutar del plan eterno de Dios. Fue la actitud que tuvo Josue con su familia, en donde se determinó  seguir el camino correcto y dejar legado de vida eterna (Leer Josué 24:15).
Hoy escuchamos voces que dicen: ideología de género, familias disfuncionales, hijos atormentados con diagnósticos como: autismo, limítrofes, lento aprendizaje, síndrome de Tourette, etc.; sentenciando a nuestros hijos a conductas dolorosas y traumatizantes. Pero hay una esperanza, para que nuestras familias sean un lugar donde puedan crecer, cada miembro debe poner sus ojos en Cristo Jesús, autor y consumador de nuestra fe. (Hebreos 12:2)
Su palabra y sus promesas nos llevan a aferrarnos y a luchar por nuestras familias, por cada miembro que está alejado de Dios y por los más pequeños e inocentes del hogar, su palabra nos dice:
 “Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,” Colosenses 2:14
Autora: Gisela Madrid de Gálvez.