Catedral de Vida > Nota Pastoral > Nada supera su poder
Nota Pastoral Noticias

Nada supera su poder

Nada supera su poder

Muchas personas seguían a Jesús por todas partes porque veían las señales milagrosas que hacía cuando sanaba a los enfermos. En una de esas ocasiones, Él subió a una colina y se sentó allí rodeado de sus discípulos. En seguida vio que una gran multitud venía a su encuentro. Dirigiéndose a Felipe, le preguntó:

-“¿Dónde podemos comprar pan para alimentar a toda esta gente?” Lo estaba poniendo a prueba, porque Jesús ya sabía lo que iba a hacer.

Felipe contestó:

-¡Aunque trabajáramos meses enteros, no tendríamos el dinero suficiente para alimentar a toda esta gente!

Andrés comentó: “Aquí hay un muchachito que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. ¿Pero de qué sirven ante esta enorme multitud?”.

Jesús dijo: “Díganles a todos que se sienten”. Y así lo hicieron, todos se sentaron sobre la hierba, en las laderas. Sólo contando a los hombres sumaban alrededor de cinco mil. Luego tomó los panes, dio gracias a Dios y los distribuyó entre la gente. Después hizo lo mismo con los pescados. Y todos comieron cuanto quisieron.

Una vez que quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus discípulos: “Ahora junten lo que sobró, para que no se desperdicie nada”. Entonces ellos juntaron las sobras y llenaron doce canastos con los restos que la multitud había dejado después de comer de los cinco panes de cebada.

Este es otro lindo ejemplo de la misericordia, la provisión  y el poder de Dios, porque a pesar de las circunstancias y sólo tener cinco panes y dos pescados ese momento, Jesús hizo el milagro de alimentar a más de cinco mil personas. Él no ha cambiado, es el mismo de ayer y sigue haciendo milagros en la vida de todos aquellos que creemos y confiamos en su nombre.

Sin importar el problema que estés atravesando, te recuerdo que Jesús es nuestro Salvador, Sanador, Redentor y Proveedor entre muchos de sus atributos. Él no conoce imposibles, es el único que puede transformar tus circunstancias y tiene la última palabra.

Este día te animo a reconocer que lo necesitas y a pedirle que ocupe nuevamente el primer lugar en tu corazón. Si crees en Él y le permites obrar libremente en tu vida, no sólo serás testigo de muchos milagros sino que los experimentarás. Él hará más de lo que tú puedes imaginar.

No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo. Filipenses 4:6-7 (TLA)

Lo que está fuera de tu control está bajo el control de Dios. Lo que te supera a ti, no supera su poder.

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.