Catedral de Vida > Devocional > Lunes 13 de Mayo – Las emociones
Devocional

Lunes 13 de Mayo – Las emociones

Lunes 13 de Mayo – Las emociones

Siempre escucho a otros hablar de sus emociones, yo misma comparto las mías con mi círculo cercano de familia y amigos.  Eso no tiene nada de malo y hasta cierto grado es saludable, pues nos ayuda a darnos a conocer a los demás y fortalecer nuestros lazos emocionales con otros.  El asunto toma otro giro cuando nos dejamos dominar por estas emociones, sean éstas positivas o negativas, convirtiéndose las mismas en el centro de nuestro existir.
Cuando vivimos una relación plena e íntima con Dios, donde fluye abiertamente la comunicación con el Padre y tenemos nuestros oídos afinados a escuchar su voz (ojo que no es necesariamente audible), nuestras emociones se mantienen controladas, esa tristeza que nos invade o la ira irracional con que manejamos ciertos asuntos, merma, disminuye considerablemente su nivel, pues Dios nos llena de él y todo lo que fluye a nuestro alrededor entra en completo control.   No es algo místico, tiene que ver con empezar a ver la realidad espiritual que nos rodea en vez de ver solo la tormenta que se avecina.
“Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos? Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.”
‭‭2 Reyes‬ ‭6:15-17‬ ‭RVR1960‬‬
No podemos permitir que sean nuestras emociones las que controlen nuestra vida, no puede ser que lo que yo haga o como me comporte sea dictado por lo que siento en determinado momento.
Al entrar en la presencia de Dios constantemente,  empezamos a cambiar y esas emociones que antes nos invadían y controlaban nuestro actuar se ven sujetas, pero pueden desatarse si le damos cabida a ello, convirtiéndose las mismas en una distracción del verdadero propósito de Dios en nosotros y sobre todo haciendo mella en la relación que nosotros estamos construyendo con Dios.
Pablo en su carta a los Colosenses, habla abiertamente indicando que Cristo es quien nos da la salvación y que no necesitamos buscar fuera de Él.  Así lo vemos cuando les dijo: “Por lo tanto, hablamos a otros de Cristo, advertimos a todos y enseñamos a todos con toda la sabiduría que Dios nos ha dado. Queremos presentarlos a Dios perfectos en su relación con Cristo” Col. 1:28
En Colosas, los Colosenses querían encontrar fuera de Cristo, a través de tradiciones o filosofías, lo que ya Cristo nos daba, dejándose arrastrar por sus emociones, distrayéndose del norte que debían seguir como iglesia. Han pasado siglos desde que esta epístola fue escrita y sus enseñanzas siguen vivas y aplicadas, pues algunos seguimos distrayéndonos con nuestras emociones, dejando a Dios a un lado, cuando Él tiene el completo control de toda situación, solo debemos escucharlo en intimidad para saber como actuar sin dejarnos arrastrar por lo que sentimos.
Pidamos a Dios que nos de un corazón dispuesto a escucharle, a  buscarlo en intimidad para aprender a distinguir cuando nos estamos dejando distraer por nuestras emociones perdiendo la perspectiva y alejándonos de la vida a la que Dios nos ha llamado, Cristo en nosotros!
Autora: Aleika De León de González.