Viernes 17 de Mayo – Focus

Seguramente en algún momento hemos escuchado el término focus, lo que me hace pensar en enfoque. Sin embargo el vocablo latino focus traducido al castellano como foco entre otros significados, nos habla del punto de concentración de interés.   Lo que me lleva a preguntarme ¿cuál es mi punto de concentración de interés? Esta interrogante puede producir que te preguntes lo mismo ¿cuál será el tuyo?
Mi punto de concentración puede ser de modo descendente, es decir lo primero lo más importante y lo último lo menos importante, por ejemplo: una persona que me interese mucho, mis sueños o metas por alcanzar, sea en mi vida personal o con esa persona antes mencionada, o también puede ser mi familia, mi trabajo, mi profesión, mis finanzas, el ministerio en el que sirvo o incluso yo y lo que soy (lo que sería un poco egocéntrico pero es posible), esto puede ir en el orden que mejor parezca, pero el final es uno. Aquello que sea tu punto de concentración es en lo que invertirás más tiempo, energía, emociones, incluso dinero, y hasta por lo que sacrificarás cosas muy valiosas.
Qué tal si cada uno identifica cuál es su punto de concentración. Esto definitivamente es muy importante porque define el rumbo de nuestra vida, aquello en lo que hemos decidido desgastarnos.
Lo crucial es ¿será este el focus principal que Dios diseñó para nuestras vidas?
Aunque todo lo antes mencionado es importante y necesario, si nuestro principal focus no es Dios y estar conectados con su presencia todo esto puede ser un verdadero CAOS, pues es en su presencia que recibiremos las instrucciones para llevar cada una de estas áreas a un éxito. Allí seremos fortalecidos cuando en el proceso no todo salga como esperamos, es en la presencia de Dios que sabremos si es el momento oportuno para avanzar en algo o no, es en este tiempo con Dios en el que descubrimos cuál es la actitud que El espera de nosotros frente a las situaciones, ya que así nos lo hace saber el Espíritu Santo.
De lo contrario todo lo que hagamos se puede volver distracciones a pesar de lo importante que es, simplemente porque al no ser guiados mediante el Espíritu Santo y la voz de Dios en su presencia, podemos pasar la vida entera atendiendo dichas áreas de nuestra vida, pero errando una y otra vez y eso termina siendo un fracaso a lo que no nos ha llamado el Señor.  Ya que el objetivo es cumplir un propósito en cada área.
Mateo 14:28-30 dice lo siguiente: “Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame! En esta porción el viento fue la distracción de Pedro para hundirse a pesar de Jesús haberle hablado ¿cuál puede estar siendo tu distracción que te hace dejar de mirar a Jesús?”
Daniel 6:10-11 “Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes. Entonces se juntaron aquellos hombres, y hallaron a Daniel orando y rogando en presencia de su Dios.”
Daniel jamás perdió su focus de depender de la presencia de Dios, sea ante el riesgo de morir, perder su posición,  perder los bienes que poseía, o ser separado de los que más amaba, sabía que mientras dependiera de la presencia de Dios y de escuchar su voz todo sería para bien en su vida.
Mantengamos el focus en la intimidad con nuestro Dios, estar en Su presencia y conectados con el Espíritu Santo, esto involucra navegar en Su Palabra para obedecerla y entenderla como instrucción en la oración.
Marcos 13:32-37 nos señala: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.  Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.”
Cuidado con distraernos, mantengamos el FOCUS…
Autora: Steisy Prince

Jueves 16 de Mayo – La Lista

Normalmente las personas buscamos métodos que nos funcionen para organizar nuestro día a día, y uno de esos métodos es hacer una lista. Yo acostumbro tener libretas separadas dependiendo de cada materia: una para los asuntos personales y/o familiares, otra para la oficina, otra para la iglesia y así sucesivamente. En cada libreta hago listas de los pendientes o cosas por hacer.
Preparando mi tiempo con Dios para la organización de los devocionales semanales me tuve que confrontar con estas listas, siendo esta tarea muy difícil y termine dándome cuenta de dos cosas:
1. Que Dios no estaba en esa lista y
2. Que yo no lo quería poner en la lista.
Fue una semana de preguntas e interrogantes que iban y venían sobre este mismo punto. DIOS TIENE QUE ESTAR EN MI LISTA PARA QUE YO ME ACUERDE DE ÉL?  La respuesta es NO.
Dios es tan importante en mi vida que esta por encima de cualquier lista que yo haga o pueda hacer.  Son varios los versículos que nos enseñan le supremacía de Dios, Deuteronomio 6:5-6: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón.” (vemos también Mr. 12:30; Mt. 22:37); Mateo 6:33: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”
Aprender a dar a Dios su lugar en lo más alto de nuestra vida evitará que nos alejemos de su presencia y nos dará el norte que necesitamos para avanzar en el propósito que Dios tiene para con nosotros.
Sigo pensando que hacer listas es positivo, pero definitivamente Dios no es parte de esa lista.  Demos a nuestro Padre el lugar que se merece y aprendamos que no necesita estar en ninguna  lista para que forme parte integral de lo nuestro diario vivir.  No nos distraigamos y busquemos la intimidad con Dios sin necesidad de que sea una lista lo que nos lo recuerde día a día.
Padre, mantenme cerca tuyo, no permitas que las distracciones del diario vivir me hagan olvidarte, haz que querer buscarte sea lo primero que me asalte cuando abra mis ojos y despedirme de ti en las noches sea prioritario para descansar en paz.
Autora: Aleika De León de González

Miércoles 15 de Mayo – Distraído?

Aquel que con frecuencia no atiende a algo a lo que debería atender es una persona distraída.
Caminar por la vida distraído va a causarnos innumerables problemas, tropiezos y accidentes.  Hay todo tipo de distracciones, pero las realmente preocupantes son aquellas que nos apartan de tener una relación íntima con Dios Padre.
Algunas distracciones son fáciles de identificar: ver televisión, trabajar en exceso, alguna adicción, pero hay otras distracciones que se ocultas o mimetizan de forma tan sutil que no es perceptible a nuestros ojos o a los ojos de los demás.
Podemos tener una vida consagrada al servicio De Dios, a ayudar a otros, a participar de las actividades de nuestra congregación, a ser oído y hombro para todo aquel que está angustiado, pero aún así estar distraído y no mantener activa nuestra relación con Dios.  Es esta la distracción que es más peligrosa, pues nos engaña a nosotros mismos. Nos convencemos de que estamos en la senda correcta y que ya el camino a ese primer amor fue recorrido por lo que no necesitamos volverlo a andar. Que equivocado estamos. Hagamos un alto y si apreciamos alguna distracción que nos haga pensar que ya todo lo necesario en mi relación con Dios fue hecho, escrito o hablado, entonces indudablemente estamos distraídos.
La relación con nuestro Padre nunca acaba. Siempre seremos hijos y como tales vamos a necesitar de Él, de su contacto y de su influencia en nuestra vida. Bien lo dijo Pablo en Colosenses:
“Así que, desde que supimos de ustedes, no dejamos de tenerlos presentes en nuestras oraciones. Le pedimos a Dios que les dé pleno conocimiento de su voluntad y que les conceda sabiduría y comprensión espiritual. Entonces la forma en que vivan siempre honrará y agradará al Señor, y sus vidas producirán toda clase de buenos frutos. Mientras tanto, irán creciendo a medida que aprendan a conocer a Dios más y más.”
‭‭Colosenses‬ ‭1:9-10‬ ‭NTV‬‬
Para este conocimiento y generación de buenos frutos tenemos que cultivar esa relación con Dios, dejando de ser distraídos en lo que a nuestra intimidad con Dios se refiera.
Si te reconoces como un distraído, acéptalo, deja a un lado esa distracción y concéntrate en lo realmente importante, que es darle tu vida a Dios para que él nos use todos los días.  Acude a ese lugar donde conectas con Dios y entra en su presencia todos los días, manteniendo tu mirada puesta en El.
Autora: Aleika De León de González

Martes 14 de Mayo – Minuto a minuto

Un día tiene 1,440 minutos.  Han intentado ver que se puede hacer un minuto?  Yo hice la prueba hace días atrás: Calentar mi almuerzo en microonda, enviar un mensaje de texto a mi esposo para decirle que lo amaba y que debía comprar las cosas para el desayuno, fregar mi plato, cubiertos y vaso, Dar gracias a Dios por  los alimentos y muchas mas…..  Bastantes, verdad?
Pero en un minuto también pueden pasar cosas negativas, distraernos cuando manejamos porque contestamos el celular o enviamos un mensaje de texto, no ver la jugada que termino en un gol o en una carrera anotada y que dio el triunfo al equipo al que apoyamos, y así…. Un minuto tiene una gran importancia y cuando los unimos completamos una hora y así pasa el día en un abrir y cerrar de ojos.  Nos despertamos, nos aseamos, desayunamos, vestimos, nos vamos a trabajar, regresamos a casa, cenamos, nos despejamos y nos acostamos y paso todo un día sin hablar con Dios.  Que tristeza y que vació tan grande.
Se acuerdan de Marta, la hermana de Jairo? Pues a ella los minutos se le iban volando y llego a tener al maestro Jesús en su casa y no lo aprovecho:
“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Luc. 10:38-42
Tan afanada, ocupada, cargada de cosas estaba Marta que no veía la más importante delante de sus propias narices. Así  nos pasa a nosotros. Permitimos que pasen minutos, que se convierten en horas y luego en días, semanas y hasta meses, sin que busquemos  la presencia de Dios, sin que extrañemos el compartir nuestros anhelos con El.  Esa apatía que nos embarga en mucha ocasiones y nos aleja de su presencia es la mayor, y más peligrosa, distracción que nos ocurre.
No permitamos que los minutos se nos escurran de las manos como agua. No seamos Marta y menos si ya hemos conocido lo que es estar en la presencia de Dios. Unamos los minutos y minuto a minuto construyamos (o reconstruyamos) nuestra relación con Dios.
Autora: Aleika De León de Gonzalez

Lunes 13 de Mayo – Las emociones

Siempre escucho a otros hablar de sus emociones, yo misma comparto las mías con mi círculo cercano de familia y amigos.  Eso no tiene nada de malo y hasta cierto grado es saludable, pues nos ayuda a darnos a conocer a los demás y fortalecer nuestros lazos emocionales con otros.  El asunto toma otro giro cuando nos dejamos dominar por estas emociones, sean éstas positivas o negativas, convirtiéndose las mismas en el centro de nuestro existir.
Cuando vivimos una relación plena e íntima con Dios, donde fluye abiertamente la comunicación con el Padre y tenemos nuestros oídos afinados a escuchar su voz (ojo que no es necesariamente audible), nuestras emociones se mantienen controladas, esa tristeza que nos invade o la ira irracional con que manejamos ciertos asuntos, merma, disminuye considerablemente su nivel, pues Dios nos llena de él y todo lo que fluye a nuestro alrededor entra en completo control.   No es algo místico, tiene que ver con empezar a ver la realidad espiritual que nos rodea en vez de ver solo la tormenta que se avecina.
“Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos? Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.”
‭‭2 Reyes‬ ‭6:15-17‬ ‭RVR1960‬‬
No podemos permitir que sean nuestras emociones las que controlen nuestra vida, no puede ser que lo que yo haga o como me comporte sea dictado por lo que siento en determinado momento.
Al entrar en la presencia de Dios constantemente,  empezamos a cambiar y esas emociones que antes nos invadían y controlaban nuestro actuar se ven sujetas, pero pueden desatarse si le damos cabida a ello, convirtiéndose las mismas en una distracción del verdadero propósito de Dios en nosotros y sobre todo haciendo mella en la relación que nosotros estamos construyendo con Dios.
Pablo en su carta a los Colosenses, habla abiertamente indicando que Cristo es quien nos da la salvación y que no necesitamos buscar fuera de Él.  Así lo vemos cuando les dijo: “Por lo tanto, hablamos a otros de Cristo, advertimos a todos y enseñamos a todos con toda la sabiduría que Dios nos ha dado. Queremos presentarlos a Dios perfectos en su relación con Cristo” Col. 1:28
En Colosas, los Colosenses querían encontrar fuera de Cristo, a través de tradiciones o filosofías, lo que ya Cristo nos daba, dejándose arrastrar por sus emociones, distrayéndose del norte que debían seguir como iglesia. Han pasado siglos desde que esta epístola fue escrita y sus enseñanzas siguen vivas y aplicadas, pues algunos seguimos distrayéndonos con nuestras emociones, dejando a Dios a un lado, cuando Él tiene el completo control de toda situación, solo debemos escucharlo en intimidad para saber como actuar sin dejarnos arrastrar por lo que sentimos.
Pidamos a Dios que nos de un corazón dispuesto a escucharle, a  buscarlo en intimidad para aprender a distinguir cuando nos estamos dejando distraer por nuestras emociones perdiendo la perspectiva y alejándonos de la vida a la que Dios nos ha llamado, Cristo en nosotros!
Autora: Aleika De León de González.

Viernes 10 se Mayo – Las muchas ocupaciones

Aconteció que, yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.
Lucas 10:38-42 RV1960
Marta es una mujer entregada a su labor. Recibe la visita de un amigo y lo que le preocupa es quedar bien. Que la visita pueda decir que su comida fue la mejor, su casa era la más limpia o salgan diciendo que habían estado en la casa más bonita. ¿Pero qué tiene de malo todo esto? Lo cierto es que a todos nos gusta quedar bien y que las demás personas se lleven una buena impresión.
Las muchas ocupaciones por lo general lo relacionamos a las personas importantes, con un buen estatus económico. Pero sin darnos cuenta caemos en los síntomas que tenía Marta, vivimos preocupados por las muchas responsabilidades, comenzamos a quejarnos por el cansancio, la soledad, con muchos deseos o metas por alcanzar, confusos, aturdidos y con muchas interrogantes.
El secreto para una vida enfocada en Jesús está en que “solo una cosa es necesaria”. No es que María era haragana y no hacía nada o no tenía un trabajo que realizar; es que ella encontró ese punto de equilibrio entre la vida espiritual y lo cotidiano, en donde tienes tiempo para ambos y obtienes el beneficio de cada uno. María disfrutó cada momento de la visita de Jesús, disfrutó de ese tiempo con Jesús. El quehacer de María le dio tiempo para disfrutar de la mejor amistad que se pueda tener, estar en la presencia de Jesús.
Organicemos nuestros deberes de tal manera que tengamos tiempo para un momento con Jesús.
 Autor: Lily de Rovira

Jueves 9 de Mayo – Líneas de acción

«Entonces Samuel le dijo a todo el pueblo de Israel: «Si de todo corazón desean volver al SEÑOR, desháganse de sus dioses ajenos… Dediquen su corazón al SEÑOR y obedézcanlo solamente a él; entonces él los rescatará de los filisteos».
Luego Samuel tomó una piedra grande y la colocó entre las ciudades de Mizpa y Jesana. La llamó Ebenezer porque dijo: «¡Hasta aquí el SEÑOR nos ha ayudado!».» ‭‭1 Samuel‬ ‭7:3, 12‬ ‭NTV‬‬
Tal vez te preguntaras que representan las líneas punteadas en medio de los versículos? Representan aquellas acciones que nos permiten retomar nuestro foco en el Padre.
Una vez más el pueblo de Israel estaba con su mirada puesta en otros dioses, totalmente desenfocado del Único Dios verdadero; fuera de su respaldo gracias a sus decisiones. Sin embargo, el enfoque de hoy no es en la falla de Israel sino en la serie de acciones que le llevaron de estar fuera de cobertura a recuperar el respaldo de Dios.
“La línea de acción de Israel se desarrolló en tres manifestaciones claves de su deseo de volver a estar en comunión con Dios: renuncia, oración y sacrificio.
Una vez Israel presentó delante de Dios aquello que Èl esperaba de ellos, retomó su comunión con Él y supo nuevamente lo que era tener a Su Dios de su lado.
Que línea de acción estamos siguiendo? Puede que nos hayamos salido de nuestra comunión con Dios por seguir dioses manifestados en forma de ocupaciones, tareas, compromisos, etc. Hoy Dios nos hace un llamado a la obediencia. Seguramente ha tocado tu puerta en búsqueda de intimidad y has estado ocupado. Ya es hora de emprender nuestra línea de acción,  levantarnos y  renunciar a todo dios que haya tomado su lugar, a retomar la oración, en la cual desarrollamos intimidad con Él y a convertir nuestra vida en un sacrificio de alabanzas para Él.
Así cómo Su respuesta a Israel fue inmediata y trajo la victoria a sus manos, así quiere Dios hacernos triunfar sobre las luchas que le han quitado su lugar para que reconozcamos que su cuidado y ayuda nunca se han apartado.
Retomemos nuestro tiempo junto a Él!
Autor: Keila Alabarca

Miércoles 8 de Mayo – Ruidos internos

«(Jesús) Se llevó a Pedro y a ….y comenzó a afligirse y angustiarse. Les dijo: «Mi alma está destrozada de tanta tristeza, hasta el punto de la muerte… y se inclinó rostro en tierra mientras oraba: «¡Padre mío! Si es posible, que pase de mí esta copa de sufrimiento. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía».»
‭‭Mateo‬ ‭26:37-39‬ ‭NTV‬‬
Tal vez esta no sea nuestra faceta favorita de Jesús; de hecho, la primera vez que lo leí, no podía creer que era Él quien decía estas palabras; pero precisamente eso la convirtió en una faceta muy valiosa para mi.  Aunque tal vez nuestras palabras iniciales han sido las mismas, la verdadera diferencia entre Él y yo son sus últimas palabras: “Quiero que se haga tu voluntad y no la mía” . Mientras meditaba en sus palabras pensé en “ruidos internos”.
Los ruidos internos son todo aquello que distrae o altera nuestros pensamientos, emocionales y voluntad del propósito de Dios.
El ruido interno de  Jesús se resumía en el hecho más importante de su vida y la nuestra: Él estaba a punto de pasar por un fuerte sufrimiento que finalmente lo llevaría a la muerte. El ruido que le producía esta realidad, era algo que hasta este momento había callado, cuando el ruido empieza a traer duda y desorientación, es tiempo de hablar!; de lo contrario, no será más que una distracción. Jesús no alzó su voz públicamente, lo hizo frente a quien le había llamado, frente a su Padre; no para quejarse sino para reafirmar su propósito de cumplir la voluntad del Padre.
A diferencia de Jesús, nosotros nos hemos convertido en expertos encubridores del ruido, nos distraemos buscando maneras de callarlo, en nuestro intento por ser parte de la actual sociedad que solo admite el éxito y la felicidad como patrón de vida llena y feliz. Lo cierto es que cada uno de nosotros tenemos llamados que, así como a Jesús, pueden  haber empezado a crear ruidos emocionales y mentales. Que esperamos para subir al monte y echar delante del Padre nuestras angustias, tristezas y sufrimiento. Solo cuando desaparece el ruido, tenemos claridad de su voz y fortaleza para retomar nuestro compromiso por cumplir su Voluntad.
Hoy es un excelente día para buscar al Padre, vaciar tu interior de tanto ruido y retomar tu compromiso de hacer su voluntad.
Autora: Keila Alabarca

Martes 7 de Mayo- Su dulce canto

Las oficinas donde trabajo desde hace unos meses están rodeadas de mucha naturaleza. Desde el primer día note el canto de un pájaro desde la mañana hasta la tarde, un sonido realmente estimulante. Durante varias semanas, ese relajante sonido era reemplazado por el acostumbrado ruido de la ciudad. Después de  un tiempo, quede sorprendida el día en que  escuché ese dulce canto en medio de la ciudad! Ese sonido al que relacionaba con paz, tranquilidad y descanso, empezó a escucharse en medio del caos de distintos puntos de la ciudad.
No es que el pájaro empezó a volar hacia el caos para regalarme su canto, es que siempre estuvo ahí y yo no lograba escucharlo. El estruendoso ruido, se encargó de hacerlo imperceptible para mi. Esta experiencia, me recordó un poco al pueblo de Israel:
«…Pero no, mi pueblo no quiso escuchar; Israel no quiso que estuviera cerca. Así que dejé que siguiera sus tercos deseos, y que viviera según sus propias ideas. ¡Oh, si mi pueblo me escuchara! ¡Oh, si Israel me siguiera y caminara por mis senderos! ¡Qué rápido sometería a sus adversarios! ¡Qué pronto pondría mis manos sobre sus enemigos!…los alimentaría con el mejor trigo; los saciaría con miel silvestre de la roca».
‭‭Salmos‬ ‭81:11-14, 16‬ ‭NTV‬‬
Israel se caracteriza por haber sido un pueblo distraído y ensordecido por estar siempre buscando aquello que tuvo y “perdió”,  aquello que quería y no veía y aquello que tenían otros y ellos no. Sus constantes distracciones,  imposibilitaron su oído a la voz de Dios y les robaron victorias. La búsqueda de sus deseos personales, alejaron su corazón del Padre. Cuanto ruido había en el pueblo de Israel y creo que también en nosotros!  Hoy en día, nuestro ruido son los afanes, los sueños y anhelos de nuestro corazón, el deseo de alcanzar lo mismo que los demás, las luchas y pruebas que no hemos asimilado como procesos del Padre.
Es hora de escuchar al Padre y prepararnos para ganar batallas y ser saciados con Su miel!
La ciudad no es exactamente el hábitat de un pájaro; sin embargo,  él tiene la habilidad de vivir y cantar en ella a pesar de los ruidos que hayan alrededor; pero, si yo no lo hubiese escuchado en su hábitat, como podría reconocerle en el ruido?  Así mismo, el Espíritu Santo siempre ha estado y estará en medio de nuestros ruidos y batallas; pero es necesario que afinemos nuestros oídos en Su presencia, que estemos cerca de él conociendo su voz para escucharle en nuestras luchas, pruebas, angustias, tristezas o enojos. Que reconfortante es escuchar su dulce voz de aliento, guía y refugio cuando nos vemos en medio de un caos; pero será tarea difícil escucharle si no sabemos cómo suena Su voz.
Te invito a entrar en la presencia del Padre a afinar tus sentidos, a qué tus oídos y tu corazón estén cerca de su dulce voz. Seguramente empezarás a reconocer su canto en medio tu caos.
Autora:  Keila Alabarca

Lunes 6 de Mayo – Escondidos en su diseño

«…Dios creó al ser humano para que sea virtuoso, pero cada uno decidió seguir su propio camino descendente».». ‭‭Eclesiastés‬ ‭7:29‬ ‭NTV‬‬
En ocasiones cuestiono nuestros motivos, me pregunto: por qué hacemos lo que hacemos, por qué invertimos el tiempo en “x” o “y” actividad? Que nos mueve a hacerlo? Explorándome descubrí que la mayoría de las veces, nuestros motivos no son movidos por lo que Dios ha diseñado en nuestra vida, sino por lo que hemos idealizado como el diseño de vida que deseamos tener.
Generalmente, nuestros diseños son basados en éxitos y reconocimientos que buscamos alcanzar para agradar al hombre, recibir su aprobación y de alguna manera, tal vez inconsciente, obtener algo de poder; esto es lo que nos mueve, nuestro motivo. Cuando buscamos en el fondo de ese diseño idealizado, con lo que nos encontramos es con un corazón volcado al éxito de la tierra que ha olvidado el verdadero propósito de su vida. Que pasaría si nuestro motivo fuese el mismo que el de Dios? Tal vez nuestras vidas serían menos abrumantes y consumidoras, tal vez disfrutaríamos cada día de la virtud de servir a Jesús en TODO lo que hagamos. Creo que habríamos Hijos de Dios, dedicados a hacer Su Voluntad en la tierra, aunque eso signifique renunciar a los deseos propios. El apóstol Pablo nos insta:
«Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios.» ‭‭Colosenses‬ ‭3:2-3‬ ‭NTV‬‬
Cuando miramos las cosas del cielo comprendemos que cada lugar donde Dios nos ha puesto, no es con el propósito de darnos éxito terrenal, sino de ser manifestado a través nuestro en ese lugar. Tal vez hemos olvidado escondernos en Cristo para encontrar el entendimiento de ese diseño. El mucho ruido de este mundo nos ha atraído a un diseño alejado del de Cristo. El diseño de este mundo, en lugar de producir alegría y gozo, nos llena de angustia;  muchas veces por alcanzar cosas que no hemos sido llamados a buscar o llegar a lugares que no hemos sido llamado a conquistar. El diseño de Cristo nos lleva a alcanzar  pensamientos más altos que los nuestros y manifestar una voluntad buena, agradable y perfecta en cada lugar donde estemos.
Mi exhortación en este día es escondernos en Jesús para meditar en nuestros motivos; preguntarnos si estamos cumpliendo la Voluntad del Padre y si “nuestro diseño” es el mismo que está en Su corazón. Toma un momento para cerrar las voces del diseño del mundo y reencontrar tu diseño en el corazón del Amado.
Autora: Keila Alabarca