Lunes 17 de Junio – Dónde Moramos?

“¡Cuán hermosas son tus moradas, Señor Todopoderoso! Sal. 84:1 NVI
Sabemos lo que es la morada?
Es aquella estancia o lugar donde habita una persona.   Hoy día este termino es lo que representa el hogar, ese lugar donde habitamos en familia, allí moramos.    El hogar no siempre tiene una representación física, es decir cuatro paredes, un piso y un techo…, a veces el hogar esta representado por personas que cuando viven juntas brindan a todos los que con ellos conviven ese hogar, sin que necesariamente sea un lugar físico o sin que existan lazos de sangre.
Cuando el salmista cantaba con alegría: Cuan hermosas son tus moradas, se estaba refiriendo a ese primer encuentro que como hijo esta teniendo con su Padre, lo conoce por primera vez y no puede refrenar su alegría de estar cerca de Él, de estar en su morada, porque ha entrado a ella, al aceptar a Dios como salvador y protector de su vida.
La morada va mas allá de un lugar físico, es ese hogar que representa ese sentir de pertenencia a algo y en este caso a DIOS!  Es por eso que quienes moramos en Dios sabemos que aunque nos falte todo, hasta nuestros padres, Dios jamás nos abandonará (Sal. 27:10)  Que maravilla, verdad?
Pregunto entonces: Donde moramos?  Estamos en el lugar adecuado? O estamos forzando la situación por nuestras propias fuerzas para que el lugar que llamamos hogar sea un hogar?  Busquemos primero al Padre, moremos en El, pues donde se encuentre DIOS estará nuestro hogar y luego pongamos nuestros ojos en nuestra familia.  Mientras no busquemos a Dios como lo primero y entendamos que es en El donde debemos morar y que debemos permitir que el Espíritu Santo more en nosotros, nuestro hogar siempre tendrá fragilidad y estará expuesto a todo tipo de ataque por parte del enemigo (Satanás).
Te invito a buscar tu morada!!!
Autora: Aleika De León de Gonzalez

Jueves 13 de Junio – Queremos ver a Jesús

Como padres somos reflejo de Cristo para nuestros hijos, podemos convertirnos en un canal directo que los lleve a escuchar Su Voz o podemos ser un estorbo para que le escuchen.
“Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.”
‭‭S. Mateo‬ ‭19:13-15‬ ‭RVR1960‬‬
“Y los discípulos los reprendieron…” Para los discípulos de Jesús los niños simplemente le quitarían tiempo valioso para que Jesús se enfocará en hacer lo que ellos consideraban que era importante. Esta actitud es la que tomamos muchas veces con los más pequeños, pensando que el jugar con ellos, divertirnos y compartir a su lado lo único que hace es desenfocarnos de lo importante. Pero me encanta la actitud de Jesús, me fascina leer la parte en donde Él detiene a sus discípulos para dejar que los niños se le acercarán, no importa si su único fin era jugar un rato o simplemente para estar cerca de Jesús contemplando todo lo que Él hacía.  Acaso los más pequeños no tiene derecho de conocerle? Si ellos no se acercaban a Jesús como podrían conocerle?
Cuantas  veces hemos puesto a nuestros hijos a un lado?, pensando que solamente vienen a quitarnos tiempo para que podamos dedicarnos a lo importante,  sin darnos cuenta que lo importante es pasar tiempo con ellos. Como padres tenemos una oportunidad de oro para poder ser un reflejo de Cristo para sus vidas. Hoy veo en cada niño un clamor tan grande y tan fuerte que grita a voces: “Queremos ver a Jesús”, niños que lo único que desean es que sus padres dejen a un lado sus muchas ocupaciones para que tomen tiempo con ellos,  ya sea jugando o solamente para estar a su lado.  Y ese tiempo que demandan no es en vano, sino una oportunidad para que conscientemente podamos impartir en ellos lo que aprendemos de Jesús. Todo niño necesita en casa un padre consciente de que es reflejo de Cristo, más que tenerle muchos juguetes o tenerles en miles actividades, necesitan padres que dejen a un lado sus agendas ocupadas para empezar a darle lugar a la vida espiritual de sus hijos.
La única forma de poder reflejar a  Cristo, es conociéndole, pasando tiempo con Él en intimidad, y que en estos momentos dejemos que Él nos transforme a su imagen. Reflejar a Cristo involucra un proceso de santificación de nuestra alma que comienza con tener la disposición de conocerle y dejar que el Espíritu Santo obre en nosotros. Y de igual forma para que nuestros hijos puedan tener acceso a ese reflejo, nosotros debemos pasar tiempo con ellos de manera consciente y en estos tiempos simplemente enseñarle lo que hemos aprendido en intimidad con Dios. Va con tener una actitud de vaciarnos cada vez que vamos a su presencia para que el nos llene y eso poder depositarlo en nuestros hijos.
Un amigo me dijo hace unos días que lo que Dios nos compartía en el lugar secreto no es solo para ti, sino para otros. Si no eres Padre de familia esto no te exime de poder ser reflejo de Cristo para que un sobrino o algún niño de tu barriada pueda disfrutar de lo que Cristo depositó en ti. Toma tiempo para compartir con tu Padre Celestial, pero no te quedes con lo que te da, sino toma tiempo para compartirlo con otros, principalmente con los niños que te rodean.
Les bendigo en el nombre de Cristo.
Autor: Jonathan Zapata

Miércoles 12 de Junio – Adoptemos la actitud de Cristo

No existe la familia perfecta, pero fue perfectamente diseñada en el plan de Dios para cada uno.
No hagan nada por egoísmo o vanidad. Más bien, hagan todo con humildad, considerando a los demás como mejores que ustedes mismos. Cada uno debe buscar no sólo su propio bien, sino también el bien de los demás. La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús. Filipenses 2:3-5 Nueva Biblia Viva (NBV)
Desde que tengo memoria, mi familia es mi lugar seguro.
Es el lugar donde crecemos, reímos, lloramos y aprendemos a amarnos los unos a los otros, poniendo delante las necesidades del otro ante las nuestras. Así como Jesús entregó su vida por nosotros, sin importarle el costo, dio un buen ejemplo a seguir, de ver a los demás como más importantes que a uno mismo.
Este ejemplo de Jesús, lo veo en mi familia a través de mis padres quienes aún en momentos difíciles han puesto primero el bienestar de mi hermana y el mío. Siendo de motivación para adoptar la actitud de Cristo en cada aspecto de nuestras vidas.
¿Cómo puedo adoptar la actitud de Cristo en mi familia?   Entendiendo que no se trata de mí todo el tiempo, que mis padres tiene una función en el hogar, pero que también yo, como hijo tengo una función: escuchar, obedecer, apoyar en el hogar, respetar las decisiones tomadas y ser motivo de orgullo y bendición para mis padres, que proveen lo que necesito considerando más nuestra necesidad que la de ellos.
La familia es un lugar de constante crecimiento entre todos los miembros, cada uno con su función dentro del hogar, así como el cuerpo de Cristo, que tiene muchos miembros, no obstante ser muchos, constituyen a un solo cuerpo, complementándose entre sí y cuidándose unos a otros. (1 Co.12:12-27)
Que nuestra actitud sea como la de Cristo Jesús y con su dirección aprendamos a cuidar, amar, honrar y respetar a cada miembro de nuestra familia, entendiendo que tal vez tendremos diferencias creativas, luchas, dificultades, pero también habrá victorias y momentos de felicidad, y de sentirse orgulloso por lo que alguno miembro alcance.
Autor: Kristhine Fennell

Jueves 6 de Junio – Un lugar para crecer

La familia es la institución más importante sobre la tierra y Dios le ha otorgado la facultad para crecer.
“»Yo confirmaré mi pacto contigo y con tus descendientes después de ti, de generación en generación. Este es el pacto eterno: yo siempre seré tu Dios y el Dios de todos tus descendientes, y les daré a ti y a tus descendientes toda la tierra de Canaán, donde ahora vives como extranjero. Será posesión de ellos para siempre, y yo seré su Dios».”
‭‭Génesis‬ ‭17:7-8‬ ‭NTV‬‬
En la Biblia, Dios el autor de la humanidad, instituye la familia al crear a la mujer como ayuda idónea para el hombre, dándoles  la promesa de que se multiplicarían sobre la tierra. Desde el comienzo de la humanidad, Dios dejó claro que Él quería que el hombre y la mujer se uniesen para formar una familia. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra…” ‭‭Génesis‬ ‭1:27-28‬ ‭RVR1960‬‬. En el texto bíblico con el que iniciamos encontramos a Abraham recibiendo de Dios la promesa de multiplicar su familia.
La familia es un diseño del cielo que Dios nos dio para crecer.  Para que la familia pueda crecer es necesario:
  1. Una base correcta.  Esta base de apoyarse en la palabra de Dios desde su inicio.
    • Debe abundar el amor a la palabra de Dios
    • Educar a los niños con la palabra  de Dios, este es el consejo de Pablo a Timoteo.  2Tim 3:15.
  2. Estabilidad emocional. Esta base emocional se basa.
    • En el amor que profesan los padres. Papa y Mama.
    • El amor a los hijos  y los hijos a los padres.
Dr. Armand Nicolai de la Escuela de Medicina de Harvard dice: El incremento de madres solteras que trabajan fuera de casa, el cambio constante de lugar de residencia, el dominio de la televisión en la casa, la ausencia de control de la sociedad, la confusión moral de la sociedad, la falta de comunicación en la familia, y el divorcio; están haciendo familias incapacitadas, desintegradas, con enfermedades emocionales. Josue Martinez dice: La familia es una institución de Dios para alcanzar la plenitud de las personas y criar a los hijos saludablemente; es donde podemos tener intimidad, gozo, amor, confianza, seguridad; donde aprendemos a socializar, y construimos nuestros valores morales.
Siendo la familia la primera institución formada  por Dios, nuestro enemigo(Satanás) de trata a través de diversas formas. En nuestros tiempos, a través de leyes que  permiten que personas del mismo sexo se unan y así destruir la familia como la base del crecimiento. Debo concluir diciendo que la única manera en la cual podemos tener una familia en pleno crecimiento es que decidamos hacer nuestra la frase expresada por Josué: “Yo y mi casa serviremos a Jehová”  Josué 24:15.
Has tu decisión hoy y entrega tu vida a Cristo y pídele por la de tu familia.
Autor: Rev. Delano Fennell

Lunes 29 de Abril – Nuestra tarea principal: Conocerle!

“¿Quién puede darse cuenta de absolutamente todos sus errores? Así que te pido que me ayudes a no cometer pecados sin darme cuenta. Protégeme de la soberbia; no dejes que gobierne mi vida. Sólo así podré estar puro y libre de toda culpa. SEÑOR, tú eres mi roca; eres quien me salva. Deseo que te complazca todo lo que digo y pienso.”
‭‭Salmos‬ ‭19:12-14‬ ‭PDT‬‬
¿Estamos consientes de todos nuestros errores? ¿Lo que hago agrada a Dios? Son preguntas que debemos hacernos diariamente. Como dice el pasaje con el que iniciamos es muy difícil darnos cuenta de todos nuestros errores, por eso el salmista pide ayuda a Dios y que sea Él quien gobierne su vida. Y con esto quiero dar inicio a un tema que todos los días me confronta y es sobre aquellas cosas que pensamos que hacemos para agradarle, pero que  lejos están del propósito al cual hemos sido enviados.
Todos los días tenemos un listado de cosas por no hacer, tenemos claro las cosas que no “agradan a Dios”. Es un listado amplio: no tomes, no fumes, no mires pornografía, no envidies, no hurtes, no hables mal de tu prójimo y el listado es largo. Muchos nos concentramos en ese listado y pensamos que si no caemos en alguna de estas cosas estamos agradando a Dios. Pero que hay de las cosas que hacemos, de la larga lista que hoy en día tenemos de cosas por hacer. Digo larga lista, porque hoy en día hemos llenado nuestras agendas de muchas cosas por hacer, al punto que llegamos a casa super agotados para comenzar al día siguiente con la misma rutina llena de intensidad. Les recuerdo las preguntas con las que iniciamos,
  • ¿Estamos consientes de todos nuestros errores?
  • ¿Lo que hago agrada a Dios?
Creo que poco involucramos a Dios en las cosas que hacemos a diario. Realmente Dios desea que tenga esa vida agitada? Son preguntas que debemos hacernos a diario porque más que hacer cosas, Dios quiere que le manifestemos, el desea que volvamos a su esencia y descubramos quienes somos. El creo a la humanidad con propósito y cada uno de nosotros tiene una  participación en ese propósito, pero si no estamos consientes de esto llenaremos nuestras vidas de muchas actividades que Él no nos pidió hacer.
Todo lo que hagamos en esta vida va a depender de una sola cosa, mi relación con Él. Como decía el salmista “quita mi soberbia, no dejes que gobierne mi vida”, todo lo que hagamos sin Dios va a terminar alejándonos más del propósito al cual nos llamo. A qué hemos sido  llamados? A ser sal, luz, a manifestarle y a reconciliar a una generación con su creador, pero como podremos manifestarle sino comparto con Él, como puedo ser luz si no mantengo mi vida cerca de su luz, como podremos reconciliar a una generación con Dios, sino conozco a quien me creo. ¿ Cuánto tiempo le dedicamos a Dios para conocerle? Hemos dejado que las muchas actividades nos roben tiempo para compartir con Él y así poder conocerle?  Este tema es muy amplio y a lo largo del mes compartiremos mucho más acerca de como el activismo nos ha llevado a distraernos del propósito al cual Él nos llamo.
Solo por hoy deja a un lado ese listado por cosas que hacer  y comparte con tu creado empieza a compartir con Él en intimidad y que el sea quien escriba en ti las cosas  a las cuales Él te llamo. Nuestra  tarea principal no es tener nuestras agendas llenas, nuestra tarea principal es conocerle y en medio de  ese tiempo , Él nos mostrará quienes somos y a que hemos sido llamados.
Recuerda Jesús espera por ti cada mañana.
Autor: Jonathan Zapata

Miércoles 24 de Abril – Reconocer su cuidado

“Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. Por eso mi corazón se alegra, y se regocijan mis entrañas; todo mi ser se llena de confianza. No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel. Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.”
‭‭Salmo‬ ‭16:8-11‬ ‭NVI‬‬
Este pasaje fue escrito por David y es un poema que muestra la confianza que el tenía en Dios. David fue un hombre que aprendió a reconocer a Dios en todos sus caminos, fue un hombre que atravesó circunstancias muy adversas pero que en medio de cada una de ellas pudo ver que Dios estaba a su lado cuidando de Él.
Recuerdo un pasaje en la biblia que nos habla de ese cuidado que tuvo con la vida de David, cuando el estaba huyendo de Saúl, se refugio con una compañía de profetas y Saul envío a muchos soldados a matarlos, pero cada vez que un grupo llegaba estos eran tomados por el Espíritu Santo y no podían tocarlo, tanto fue el enojo de Saúl que el mismo se apersono al sitio y quedó igual que sus soldados.
“Entonces Saúl salió a buscarlos allá. El Espíritu de Dios también vino sobre Saúl y empezó a profetizar por todo el camino hacia los campamentos. Luego se quitó la ropa y, desnudo y en el suelo, estuvo profetizando en presencia de Samuel. Por eso la gente dice: «¿Acaso Saúl también es uno de los profetas?»”
‭‭1 Samuel‬ ‭19:23-24‬ ‭PDT‬‬
David pudo ver qué Dios iba a su lado, cuidándole en medio de cada adversidad, nunca estuvo solo, siempre tuvo su cuidado. El estar consiente de que Dios va a nuestro lado nos da seguridad y es la seguridad que declara David en el pasaje inicial. El sabía que Dios estaba a su lado, por las muchas veces que pasó dificultad y vio la mano poderosa de Dios librando de sus enemigos.
Nuestra confianza viene por estar expuestos a la presencia de Dios, tomando conciencia de que Él va a nuestro lado. Tengo un hijo de dos años y últimamente está teniendo temor a las sombras y la oscuridad. Cada vez que entra en estos períodos busca desesperadamente de los brazos de mamá y papá, y cuando está con nosotros se siente seguro, ya el temor se va. El reconoce que si está cerca de nosotros aquello a lo que teme no podrá hacerle daño. De la misma forma nosotros sólo sentimos confianza, cuando tomamos conciencia de que Dios va a nuestro lado.
En ocasiones el enemigo querrá acorralarte y hacerte pensar que estás solo, pero recuerda esos momentos en donde tu Padre Celestial ya te libro, pregúntale al Espíritu Santo que te traiga a memoria aquellas ocasiones en donde pensaste que todo estaba acabado y viste cómo su mano poderosa iba delante de ti. Dios siempre ha estado a nuestro lado, solo nos toca tomar conciencia de que no estamos solos y que tenemos un Padre que pelea por nosotros cuando nuestras fuerzas ya no dan más.
Si tienes algún testimonio de fe sobre cómo Dios te libro de las adversidades, compártelo con nosotros, el ver cómo Dios libra a nuestros hermanos, nos llena de fe y nos recuerda que el nunca a dejado de pelear por nosotros.
Autor: Jonathan Zapata

Martes 23 de Abril – Los procesos

Cuantos hemos descuidado algo que se nos encomendó? Un trabajo, una amistad, un regalo o quizás a tu familia?  En la mayoría de los casos en donde descuidamos lo que se nos encomendó es por falta de conocimiento del valor de aquello que se nos encomendó. Si le das a niño de 4 años un billete de 100 dólares quizás ni sepa para que sirve, fácilmente lo perderá. De la misma forma nos puede pasar con las cosas que Dios pone en nuestras manos y no tenemos idea del valor que tienen por ello terminar perdiéndolo. En  lo personal he descuidado muchas cosas en mi vida al punto de casi perderlas, pero en el momento justo la misericordia de Dios actuó a mi favor. Solo a través de los procesos he aprendido a valorar lo que se me encomendó. Así como me pasó a mi también le pasó al pueblo de Israel.
“El pueblo y los levitas tienen que trasladar estas ofrendas de grano, de vino nuevo y de aceite de oliva a los depósitos y colocarlas en recipientes sagrados cerca de los sacerdotes de turno, los porteros y los cantores. »Todos nos comprometemos a no descuidar el templo de nuestro Dios».”
‭‭Nehemías‬ ‭10:39‬ ‭NTV‬‬
Para dar un poco de contexto al pasaje anterior,  podemos mencionar que El pueblo se encontraba en cautiverio y el templo de Dios había sido destruido por sus enemigos. Pero llega un Rey que les permite ir a restaurar el templo  y luego  de restaurar el templo hacen un compromiso con Dios. Compromiso de no descuidar lo que se había restaurado. Este compromiso nace del proceso que atravesaron para poder construir el templo.  Ese proceso de restauración les permitió tener un mayor entendimiento del compromiso que deben tener con el templo del señor. Al punto que  eligieron a lo mejor del pueblo para que habitase en medio del templo y así sirvieran con excelencia a Dios.
“Fueron cuatrocientos sesenta y ocho descendientes de Fares los que se establecieron en Jerusalén, todos ellos hombres excepcionales y ciento veintiocho de sus excepcionales colaboradores. El funcionario principal de ellos era Zabdiel, hijo de Gedolim.”
‭‭Nehemías‬ ‭11:6, 14‬ ‭NTV‬‬
Lo mismo ocurre en nuestra vida con los procesos, estos nos hacen valorar lo que hemos conquistado, el pueblo de Israel reconstruyo con sus propias manos la cuidad y el templo, y esto les permitió reconocer el valor de lo que tenían. Solo a través de procesos es que logramos valorar lo que se nos encomendó.
¿Estás pasando alguna crisis o circunstancia difícil? Si es así, pídele al Espíritu Santo que te guíe durante este periodo,  no será fácil, ninguna prueba es fácil. Pregúntale que debes hacer durante esta época?  El está  esperando para escucharte.
“Y, después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.”
‭‭1 Pedro‬ ‭5:10‬ ‭NVI‬‬
Recuerda JESÚS espera por ti cada mañana.
Autor: Jonathan Zapata

Viernes 19 Abril – Un lugar de seguridad y esperanza eterna

“Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.”
‭‭Salmos‬ ‭91:2‬ ‭RVR1960‬‬
Toda persona  necesita  estar segura de su bienestar y seguridad. Por ejemplo, no nos gusta preocuparnos de ladrones en nuestro hogar o que no tengamos una casa donde estar seguros. Las personas valoramos la buena salud, así como la seguridad personal, física y financiera.
En el pasaje con el que iniciamos, el salmista nos da una profunda visión acerca de la seguridad.
En primer lugar, nos  habla un lugar  seguro.
En la antigüedad, los pueblos y ciudadanos sentían seguridad por el lugar donde habitaban.  Muchos reinos e imperios aseguraban sus ciudades levantando muros; recordemos el ejemplo de Jericó y en un lugar más conocido hoy en día, la gran muralla China, pueblos e imperios seguros en su propia fuerza.
El salmista nos muestra que el lugar de seguridad es el Altísimo, poner nuestra confianza y seguridad en Dios es garantía que Él estará con y para nosotros, en aquellas necesidades profundas que tú y yo experimentamos y en qué ocasiones sufrimos en silencio.
Poner nuestra confianza en Dios trae a nuestra vida paz, porque sabemos que en aquello que no podemos, nuestro Omnipotente Señor puede.  Él es nuestro castillo.  Todo castillo se constituye en lugar de honra y lugar de honor.
Estar bajo la cobertura de Dios, nos eleva a un lugar de honra.  La palabra del Señor dice: “El Señor honra a los que le honra”.
En segundo lugar, nos dice  en Dios hay esperanza.
Jesús nos ama y vino a este mundo con un propósito que trasciende los tiempos. Un día como hoy, hace dos mil años, entregó su vida por ti y por mi, se dio a la muerte para darnos seguridad eterna.
Murió y resucitó tres días después. Su resurrección es la más poderosa demostración de seguridad, Jesus dijo: si yo vivo ustedes también vivirán. Esta es nuestra esperanza, su cruz nos regalo una salvación que nos posiciona en un lugar de seguridad eterna.
Deseas vivir esta seguridad que Jesús nos ofreció en la cruz, acéptalo hoy como tú Señor y tú Salvador, recibe el regalo de vida eterna y di con todo tu corazón como dijo el salmista
“Salvación mía y castillo mío,
Mi Dios en quien confiaré.”
Autor: Rafael Chavarria

Lunes 15 de abril – Bajo sus alas

“Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.” Salmo 91:4
La gran mayoría de las veces que acudimos a Dios es para clamar por su pronto auxilio, pues tenemos problemas económicos, de salud o familiares, con los cuales no podemos cargar pues nuestras fuerzas se han agotado.  Es en esos momentos en que acudimos a Dios y lo buscamos; y Dios responde!!!
Nuestro Padre no nos desampara porque somos sus hijos.  Pero si en lugar de buscarlo SOLO en momentos de crisis, lo hiciéramos EN TODO MOMENTO y nos cobijáramos bajo sus alas, esa protección de Dios sería permanente y no sentiríamos la falta de su cobertura en medio de la prueba. Tendríamos la certeza de que a pesar de estar afligidos Dios nos protege.
Habitar bajo sus alas nos mantiene cubiertos y protegidos (Sal.  36:7; Sal. 61:4). SIEMPRE contamos con su cobertura, pero somos nosotros los que tenemos que dar el paso hacia Dios, entregando nuestras vidas y decisiones a Él; aceptando que sea Dios quien nos guié de forma ciega.  Es así como podemos sentir y palpar su cobertura y protección.
Cuando somos niños pequeños confiamos ciegamente en nuestros padres y en que ellos nos cuidan y protegen, sin analizar si lo hacen bien o mal, así mismo es con Dios, es Él quien nos protege y cuida, y nosotros debemos dejarlo actuar, pero para ello debemos buscar su presencia constantemente y al hacerlo la protección de Dios se posara sobre nuestras vidas. Al estar bajo las alas de Dios cualquier conflicto o problema tendrá otro matiz y lo veremos con otra óptica. No significa que no tendremos problemas, pero si que podremos buscar en Él cobijo.
La protección de Dios no es un arma que tenemos guardada y que sacamos cuando la necesitamos o un comodín que utilizamos antojadizamente, esa protección divina es un escudo que nos cubre permanentemente, pero que debemos buscar; siendo esa cobertura nuestro anhelo.
Dios nos quiere bajo sus alas, no nos quiere lejos de Él, por el contrario nos quiere pegados a Él.
Cuando oremos a nuestro Padre, pidamos que nos permita mantenernos bajo su protección, que no haya nada ni nadie que nos aleje de Él -ni nosotros mismos-, pues Dios esta aquí para protegerte no lo dudes ni un instante.
Autora: Aleika De León de González

Jueves 11 de abril- Dejarnos cubrir

«¡Oh, Jerusalén, Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros de Dios! Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina protege a sus pollitos debajo de sus alas, pero no me dejaste.» Lucas‬ ‭13:34‬ ‭NTV‬‬
Antes de la muerte y resurrección de Jesús, la comunicación de Dios con Su pueblo se daba a través de profetas y mensajeros. Hoy en día, nuestra comunicación con Èl es mucho más personal – a través de Jesús.
Cuando la voz de Dios es callada, andamos conforme a nuestros propios deseos y pensamientos. Abrimos nuestros propios caminos y así nos alejamos de Su dirección que es donde somos cubiertos por sus alas. Era esto lo que le pasaba a Jerusalén – estaba saboteando su relación y cuidado al apagar la línea de comunicación con Dios.
Parece difícil pensar que exista la posibilidad de negarnos al cuidado de Dios. Pero de hecho lo hacemos inconscientemente al darle gobierno de nuestras vidas a nuestros pensamientos y emociones – lo que termina apartándonos de las alas de cuidado de Dios. Sutilmente somos atrapados por los afanes, las preocupaciones y compromisos y en nuestro intento de “solucionar” cortamos la voz del Padre y tomamos nuestro propio camino.
La oportunidad de dejarnos cubrir sigue abierta. Sus brazos siguen esperándonos. Nuestro Padre no se limita a resolver nuestra situación, Su anhelo es traer bálsamo al alma, curar nuestras heridas y manifestar Su gloria y poder en las situaciones que podamos estar pasando. Abramos primeramente nuestros corazones y dejemos que su voz traiga paz al alma y sus alas cubran nuestras vidas.
Te invito a hablar con el Padre, toma un tiempo para pedirle perdón por apagar Su voz y huir de Su cobertura. Ruega porque tú corazón despierte y reconozca nuevamente Su voz.
Autora: Keila Alabarca