Catedral de Vida > Devocional > Lunes 3 de Junio – Instruyendo Generaciones
Devocional

Lunes 3 de Junio – Instruyendo Generaciones

Lunes 3 de Junio – Instruyendo Generaciones

La familia está en el centro del corazón de Dios y la Biblia nos enseña la importancia de esta Institución en el cumplimiento de los propósitos divinos y eternos.
 “Pues emitió sus leyes a Jacob; entregó sus enseñanzas a Israel. Les ordenó a nuestros antepasados que se la enseñaran a sus hijos para que la siguiente generación las conociera – incluso, los niños que aún no habían nacido- y ellos, su vez, las enseñaran a sus propios hijos. De modo, que cada generación volviera a poner su esperanza en Dios y no olvidara sus gloriosos milagros, sino que obedeciera sus mandamientos. Entonces no serán obstinados, rebeldes e infieles como sus antepasados, quienes se negaron a entregar su corazón a Dios.” Salmo 78: 5-8 (NTV)
Las noticias que vemos a diario acerca del avance del movimiento LGTB y su influencia en la sociedad son alarmantes, pero a la vez, son también el cumplimiento profético de la Biblia. Lo que nos toca a nosotros como pueblo de Dios es sencillamente buscar ayuda en la Palabra. La frase de moda es “relevo generacional” pero como leemos claramente en el Salmo 78, este concepto ha existido por siempre, simple y llanamente  porque Dios preserva la humanidad por medio de una generación a otra y cada generación ha enfrentado retos y cambios. Por otro lado, leemos recomendaciones como no vestir a las niñas de rosado, que no las exhortemos a comportarse como damas, que los varoncitos puedan jugar con muñecas, que los hijos pueden denunciar a los padres o tutores si son disciplinados pues “atentan contra los derechos humanos”. El intelectualismo, el ateísmo y las filosofías, clásicas y vanguardistas (un eufemismo para no decirles disparatadas) son las armas contra la juventud. Hoy día se promueven la rebeldía y el irrespeto, so pretexto de libertad contra los “paradigmas opresivos de antaño”. Pero no hay nada nuevo debajo del sol.
Según el salmista, los padres debían enseñar a los niños la Palabra de Dios y no era una sugerencia sino un mandato. Israel debía relatarlas constantemente a sus hijos. El mover de Dios, en su iglesia y en nuestras vidas, está realmente limitado a la generación actual, a menos que ésta generación (los padres de hoy) proclamen la verdad a la próxima generación. El verdadero legado generacional es que cada uno conozca personalmente a Dios y ponga su esperanza en El, la verdadera y perdurable riqueza. Basta de oír vanas palabrerías que conducirán más a la impiedad. Leamos y enseñemos las instrucciones de la Biblia pues es la única manera de vivir una vida santa para los propósitos divinos.
famiQue hoy nuestra oración sea la siguiente: “Padre ayúdame a amarte, dame el poder y la gracia del Espíritu Santo para obedecer tu Palabra y que mis hijos también te amen y obedezcan, en el nombre de Jesús nuestro Señor y Salvador, Amén!
Autor: Ps. Angela de Perez