Catedral de Vida > Devocional > Una historia eterna
Devocional

Una historia eterna

Una historia eterna

Siempre nos contaron que toda historia tiene un final y si nunca fue así? Si te dijera que siempre nos contaron parte de la historia y que cada historia manifiesta en la vida de las personas no tienen un fin. Si te dijera que fuimos diseñados para algo eterno, para una historia que sigue y que no termina en el plano natural sino que continúa espiritual, que este plano natural es temporal y que cada paso que doy es una inversión en el plano espiritual. Seguirías viviendo cómo vives?

Jesús en Mateo 6:19-21, nos habla de no hacer tesoros aquí en la tierra. Un tesoro es algo muy preciado que guardamos en un lugar secreto, que depositamos en un lugar seguro. Jesús confronta ese lugar de nuestra seguridad. Atesorar cosas en la tierra en donde el plano natural es temporal no es una buena inversión. En algún momento esas cosas dejarán de tener su valor. Hoy en día vemos cómo muchas personas en la sociedad han anclado su seguridad en el dinero y este, cada día cambia su valor, no es algo seguro, tarde o temprano lo natural deja de ser. Es allí donde, Jesús nos exhorta a no invertir en un plano natural, donde la historia no continúa.

Cómo estás viviendo hoy? Sin pensar que no hay una continuidad después de dejar la tierra? Estás evaluando las acciones que te motivan? Que tipo de vida estás llevando? Porque cada paso que das puede ser una inversión directa en el plano eterno o simplemente estás mal gastando tus minutos? Cuanto tiempo inviertes en relaciones superficiales, en cosas que no dan valor a tu vida? Hay una vida eterna preparada para todos, pero si estamos atesorando cosas en la tierra no estaremos pensando en esa vida eterna que nos espera. Los tesoros tienen una peculiaridad y es que atraen toda nuestra atención, nuestra vida gira en torno de esos tesoros que hemos guardado. Esos tesoros son los deseos ocultos qué hay en nosotros, qué dirigen nuestras vidas y si esos deseos se han enfocado en cosas pasajeras estaremos anclando nuestra vida a algo temporal. Invierte tiempo en lo eterno, invierte tiempo con tu creador, pasar tiempo con Él es la mejor inversión que puedes hacer. Entabla una relación personal con Él. Cuando pasamos tiempo con Él, empezaremos a conocer de esa vida eterna que nos espera y volveremos a vivir con propósito aquí en la tierra. No es algo místico, por el contrario cuando nos conectamos con lo eterno volvemos a ver lo que el creador diseño de nosotros y es allí donde nuestro caminar en la tierra toma sentido. No estás aquí en la tierra para perder el tiempo, al contrario fuimos diseñados para dejar una huella en la sociedad que cambié la historia, pero la única forma de hacerlo es volviendo a escuchar a quien te diseñó.

Vuelve a escuchar a tu creador e invierte los mejores años de tu vida conociéndole y deja que el té guíe a forjar una vida eterna en ti.