Catedral de Vida > Devocional > Miércoles 13 de Marzo – Distorsión de la identidad de Hijo
Devocional

Miércoles 13 de Marzo – Distorsión de la identidad de Hijo

Miércoles 13 de Marzo – Distorsión de la identidad de Hijo

En la sociedad actual, es muy común encontrar hogares con modelos familiares distorsionados por la ausencia de alguna de sus figuras, particularmente, la ausencia de un Padre. Para ser específicos, el número de hogares distorsionados está por encima del 40%, provocando en los individuos problemas de conducta, comunicación, confianza, autoestima, entre otros, según los especialistas.
Aunque en un plano natural, la distorsión de paternidad de un individuo se debe a la ausencia de un Padre; en el plano espiritual, el responsable de la distorsión de la paternidad es el Hijo. ¿Por qué?
«Porque ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo. Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu. Por lo tanto, ustedes… son miembros de la familia de Dios” (‭‭Efesios‬ ‭2:13, 18-19‬ ‭NVI‬‬).
Muchas de las luchas emocionales, mentales y espirituales de un individuo son producidas por carencias físicas u emocionales en el seno familiar. Sin embargo, aquel que acude a Dios a través de la Sangre de Jesús es revestido con la identidad de Hijo, es eternamente adoptado como miembro de la familia de Dios y tiene libre acceso a Su paternidad.
Acercarnos a Jesús es el puente hacia el seno de la familia celestial. Nuestra distorsión de identidad se disipa cada vez que somos expuestos a su verdad y a la manifestación de Su glorioso amor. Toda lucha queda cautiva al enfrentarse el poder de la Cruz y el infierno tiembla ante el Poder de un Padre que se levanta a pelear por Su Hijo.
Hoy te invito a recordar el poder de la Sangre y te recuerdo que aunque sean muchas las luchas no serás derribado porque hay un Padre peleando por ti.
Oremos: Padre, tal vez desconozco la raíz de mis luchas, pero me declaro libre de toda carencia que rodee mi vida y familia. Tú que escudriñas el corazón, guía mi camino. Porque delante de mi, está tu misericordia.
Autor: Keila Alabarca