China lanza una ola masiva de persecución contra los cristianos

Una nueva y masiva ola de persecución de cristianos ha tenido lugar en China.

En la primavera, el presidente de China, Xi Jinping, introdujo un plan de 5 años para “sintetizar” todas las religiones de la nación al infundirles “características chinas”, como la lealtad al Partido Comunista.

En los últimos meses, el gobierno ha dado pasos hacia esta medida al cerrar cientos de “iglesias caseras” cristianas privadas y confiscar Biblias.

Las iglesias de casas protestantes no registradas que surgieron independientemente del Consejo Cristiano oficial, fueron permitidas por el gobierno de alguna manera, pero ahora se han convertido en un objetivo.

“Los líderes chinos siempre han temido del desafío político o la amenaza que representa el cristianismo para el régimen comunista”, dijo Xi Lian, un estudioso del cristianismo en China en la Universidad de Duke. “Bajo Xi, este temor a la infiltración occidental se ha intensificado como no hemos visto en mucho tiempo”.

Algunos cristianos han perdido sus trabajos, han sido desalojados de sus hogares, o incluso han sido encarcelados por su fe.

En marzo, un prominente líder de una iglesia doméstica china fue sentenciado a siete años de prisión después de que construyó escuelas cristianas en Myanmar.

ChinaAid informó que el mes pasado, media docena de cristianos fueron condenados a hasta 13 años de prisión por su participación en un supuesto “culto”.

Además, comunicó que debido a esta represión, varias docenas de pastores y sus familias han huido a los Estados Unidos en los últimos años.

Los informes dicen que hay aproximadamente 67 millones de cristianos, incluidos católicos, en el país, lo que significa que China está en camino de convertirse en el hogar de la población cristiana más grande del mundo en cuestión de décadas.

El fundador y pastor de ChinaAid, Bob Fu, dijo: “Creo que tiene que ver realmente con la ideología del presidente Xi Jinping. Realmente quiere llevar a China a la vieja senda del presidente Mao ejerciendo más control político, control mental, ideológico, del partido comunista, y cualquier otra cosa sería considerada como una amenaza “.

Fuente: Mundo Cristiano

La senda

Cuentan que en África, un pequeño grupo de creyentes acordó reunirse en un claro del bosque cada día a la salida del sol, antes de dedicarse a sus tareas, para orar unidos al Señor. Sucedió que, por el mucho ir todos por el mismo lugar, la hierba dejó de crecer y se formó una senda.

Pero el diablo que no duerme hizo que la buena costumbre declinara al correr de los meses y la congregación vino a perder poder. En la senda volvió a crecer la hierba…

En la Biblia encontraremos versículos que nos exhortan a vivir una vida de comunión con Dios. Por ejemplo en Efesios 6:18 dice: “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (RVR1960) y en Hebreos 10: 25 habla acerca de congregarnos: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”. (RVR1960)

Todos los consejos, las exhortaciones y los mandamientos  que encontramos en la Palabra de Dios, no están por casualidad, sino que nos ayudan a vivir en mayor comunión con Él, lo que nos fortalece, nos llenan de sabiduría y nos lleva a disfrutar de las bendiciones que nuestro Padre tiene para nosotros.

El problema está cuando nos sentimos tan confiados que dejamos de leer la Biblia, de orar, de congregarnos, pensando que ya superamos todos nuestros problemas, que somos tan fuertes que ya no volveremos a caer en esa adicción, a ceder ante una tentación,  que nuestra familia no será tocada, que como ya Dios nos sanó somos invencibles, que nunca más tendremos  problemas económicos, etc.

Si bien es cierto que tenemos un Dios poderoso, cuya bendición trae paz y gozo, no debemos descuidar nuestra relación con Él y no porque sea un Dios vengador que si dejas de buscarlo te castiga, sino porque es la comunión con Él la que nos trae su paz y bendición, la que nos permite conocerlo y saber los planes que tiene para nuestras vidas.

No permitas que los afanes de la vida te roben tiempo con tu creador. Si las cosas van bien ora y si van mal ora aún más como dice Efesios 6:18: “orando en todo tiempo…” No permitas que vuelva a crecer hierba en medio de tu relación con Dios, que esa senda por la que transitas diariamente permanezca libre de cualquier cosa que te aleje de tu Padre.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Vivir confiadamente

A un cristiano aparentemente distraído, quien era un hombre  quieto, pacífico y de paz imperturbable, al punto de que a veces no se daba cuenta  de lo que pasaba a su alrededor, se le preguntó:

  • ¿Cómo es que usted tiene tan perfecta paz y se muestra imperturbable? ¿Cuáles son sus reflexiones y pensamientos que le hacen tan feliz?
  • ¡Oh! – dijo el siervo de Dios- Cuando tengo momentos de quietud, pienso en el Señor Jesús; y cuando no puedo pensar en Él porque tengo que atender asuntos diversos, sé que Él está pensando en mí. Por eso es que estoy tranquilo en cualquier momento y circunstancia.

El tener la firme convicción de que nuestro Padre está en control de todo y del gran amor que nos tiene, permite que vivamos confiados, sin temer las circunstancias, ni las malas noticias, sin importar si aún no hemos recibido lo que pedimos, ni si nuestros planes no resultaron como esperábamos.

Nuestra confianza en Dios no debe verse afectada por las circunstancias porque Él no cambia, permanece Fiel ante cualquier cosa y su amor no mengua, aún si le hemos fallado.

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6,7 (NTV)

No debemos preocuparnos por nada, nuestro único afán debe ser poder vivir de acuerdo a lo que Dios manda, buscando la paz con Él y con los hombres, dando lo mejor de nosotros, tratando de que cada día podamos conocer un poco más a Dios y su voluntad para nuestras vidas.

Si permitimos que  Dios esté en control de nuestras vidas, no habrá nada que salga mal, por más que las circunstancias se vean adversas, todo será para bien.

Vive confiadamente, que unas cuantas circunstancias no te quiten la preciosa paz que Dios te brinda y recuerda que Él siempre está pensando en ti.

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Siendo Fiel

Se dice que la Fidelidad significa ser recto, fiel, de una sola línea, vertical, sin doblez, leal. Algo que Dios espera de nosotros, es que seamos fieles en todo lo que nos concierne, tanto en nuestra vida dentro una congregación como en nuestro diario vivir.

Pero, ¿Cómo demostrar fidelidad cada día?. Una de las formas es que seamos consecuentes entre lo que decimos creer y lo que hacemos. Las personas no toleran a alguien que diga creer ciertas cosas y que viva de otra manera. Cuando no hay coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, estamos siendo hipócritas. La hipocresía consiste en querer mostrar lo que no somos ni hacemos con respecto a lo que creemos.

Es tanto como decir “termina bien lo que empezaste bien”. A los que querían hacerse discípulos suyos, Jesús les decía que primero hicieran los cálculos para saber si la obra que deseaban empezar la podrían terminar (Lucas 14:28-30)

Nuestra vida de fe sólo podrá ser victoriosa según el lugar donde la tengamos puesta.  Cuando nuestra fe está sobre el fundamento de Cristo y su palabra, aunque soplen los huracanes del mundo, aunque las muchas aguas traten de apagarla, nuestra fe, en quien creemos debe permanecer,  porque nuestra fidelidad debe sobrepasar cualquier cosa en este mundo.

Que nuestros actos comiencen a ser resultado de lo que creemos, tu fidelidad no sólo se debe mostrar en palabras si no también con tus actos.

Dios desde un principio mostró su fidelidad, la misma que debe ser de mutua entrega, fiel hasta la muerte como Jesús lo hizo.

“No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida.” Apocalipsis 2:10

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.